miércoles, 12 de noviembre de 2008

Sueños de una noche de verano

Ahora mismo me gustaría estar tirada en la arena, robándote la toalla y sintiéndo cómo las granitos de arena se colaban entre mi ropa e iba conquistando un trocito más de tu espacio, sólo para sentirme aún más cerca de ti.

Estar tumbada a tu lado, oído con oído, mirando las estrellas. Escuchando el sonido de las olas al romper en la orilla. Buscando, como siempre lo hacía, una estrella fugaz a la que pedirle que este momento no se acabara nunca; que lo que hay (había, habrá...) entre nosotros: tan maravilloso, perfecto, increíble, auténtico, único...sea eterno. Y entonces, cerrar los ojos, y en ese mágico momento, sentir el calor de tus labios en los mios y cómo tus manos me desabrochan del mundo.

2 comentarios:

phoenix221988 dijo...

Como siempre,tan poética ;-P

Ya que el secreto ha sido desvelado,abandono el anonimato y te invito a entrar en el CoCo,que es como llamo a mi blog.

No es que sea un lugar secreto,pero sí que no es conocido para la gente que me conoce en persona,y me gustaría que siguiera siendo así,para no tener que restringirlo a invitación...

Es cierto,el Musa es muy pequeño,cuanto antes consigamos las entradas mejor...

Besos :O)

Estoicolgado dijo...

una razón más para querer olvidar que es invierno.

=) gracias por escribir esto